Cuaresma. Carta a la Comunidad Educativa

Con la imposición de las cenizas, se inicia una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse con profundidad para la vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Este tiempo vigoroso del Año Litúrgico se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido en una sola palabra: "metanoeiete", es decir "Convertíos". Este imperativo es propuesto a la mente de los fieles mediante el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, con las palabras "Convertíos y creed en el Evangelio" y con la expresión "Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás", invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

Con este día abrimos las puertas al tiempo de cuaresma donde se nos va a invitar a orar con mayor intensidad y profundidad, a ayunar, no solo de carne, sino también de nosotros, de nuestros egoísmos, de redes sociales, perezas, críticas, malas contestaciones, malos hábitos, para dar limosna, dar de lo que somos y tenemos, una oportunidad para acercarse al Dios de la vida, acercarse al necesitado y al que sufre, y acercarnos al perdón. Una oportunidad para vivir desde el amor de Dios y poder perdonar a los demás.

Deciros también que durante toda la cuaresma estará abierta la capilla del Colegio de 8h a 14:15h, habrá oraciones de este tiempo para quien echar un rato con el Señor y con los alumnos.